¿A QUIÉNES REPRESENTAN LOS CONCEJALES DE ROSARIO?

Sin lugar a dudas, hoy en día, la sensación generalizada en nuestra sociedad, en cuanto a la representación política en todos sus órdenes, es más bien percibida como el resultado de intrincados algoritmos y construcciones algebraicas, antes que el reflejo de la expresión de una comunidad madura que delega su poder en un grupo de gobernantes.
De más está decir que, lo que inspiró a los padres de nuestra democracia dista mucho de la tan cuestionada Ley de Lemas, de las fantasmagóricas “listas sábanas”, o de la ausencia de reglamentaciones locales que aseguren una mayor participación ciudadana en el control de la “cosa pública”.

Las preguntas que el ciudadano común se hace, a poco de las elecciones, son siempre del mismo tenor: ¿Conozco a los candidatos?; ¿alguno me representa?.
Sin ir demasiado lejos en el análisis, y concentrándonos en el ámbito del Concejo Municipal de Rosario, nos sorprendería ver cómo bastos sectores de la población local están huérfanos de representación política.

Según proyecciones del Censo del ´90, la ciudad de Rosario cuenta hoy con 1.204.414 habitantes, representados en el Poder Legislativo local por 42 Ediles, pertenecientes a distintos partidos políticos, distribuidos en Bloques, de la siguiente manera:

Es decir que, cada Concejal, representa a aproximadamente 28.676 ciudadanos.
Sin embargo, si analizamos la procedencia geográfica de cada uno de ellos, nos vamos a encontrar con que:

el 57% de los Ediles de Rosario poseen domicilio en la zona centro de la ciudad,

mientras que algunos Distritos y, sobre todo, algunas Seccionales se encuentran ante la ausencia de representación política real.

Según las estimaciones de cantidad de habitantes por Distrito, la proporción de Ediles por habitante y por jurisdicción, sería la siguiente:

DISTRITO CENTRO (24 Ediles)
(354.303 Hab.): un Concejal cada 14.762 rosarinos.
DISTRITO NORTE (2 Ediles)
(167.974 Hab.): un Concejal cada 83.987 rosarinos.
DISTRITO NOROESTE (5 Ediles)
(219.393 Hab.): un Concejal cada 43.878 rosarinos.
DISTRITO OESTE (3 Ediles)
(141.714 Hab.): un Concejal cada 47.238 rosarinos.
DISTRITO SUR (7 Ediles)
(194.092 Hab.): un Concejal cada 27.727 rosarinos.
DISTRITO SUDOESTE (1 Edil)
(126.938 Hab.): un Concejal para todo el Distrito.

 

Es decir, que el Distrito Centro con el 29% de los habitantes de Rosario (354.303)
cuenta con el 57% de los representantes (24 Concejales); mientras que el resto de los habitantes de la ciudad, que conforman el 71% (850.111), está representado por el
43% de los Ediles (18).

¿QUÉ OCURRE EN LAS SECCIONALES?
Si vamos más allá en el análisis e incursionamos en el ámbito de las Seccionales de Rosario, la disparidad se hace más pronunciada a medida que nos alejamos de la zona céntrica.
El dato más acabado es que la Seccional 3ª con sólo 51.823 posee 10 Concejales, mientras que las Seccionales 7ª, 8ª, 18ª, 19ª, 20ª, SC1ª y SC2ª, con 263286 hab. no cuentan con ningún representante entre sus límites.

Es evidente que, en un Concejo Deliberante con un gasto anual aproximado de 13 millones 700 mil pesos (lo que representa casi el 5% del presupuesto Municipal), la existencia de 42 ediles que no garantizan una representatividad política real (consecuencia de la elección a través del sistema de “listas sábanas”), debería hacernos pensar en la modificación del sistema municipal y de la forma en que votamos a estos representantes.

Si se lograra un mandato equitativo por Seccionales (en Rosario tenemos 21 y 2 Sub-Comisarías), podríamos obtener una importante reducción en el número de Ediles, lo que iría acompañado por una disminución importante en las erogaciones del Palacio Vasallo. Basta mencionar que grandes ciudades como Washington, poseen Concejos locales que funcionan con muy pocos ediles (entre 12 y 17), y que municipios europeos poseen sistemas electivos por jurisdicción o distritos.

Con un sueldo mensual de unos $3.400, más fondos extras que ascienden a $9.000, los ediles rosarinos disponen anualmente de casi la mitad del presupuesto del Concejo Deliberante ($6.250.000 aproximadamente).

Es innegable que la elección a través de “listas sábanas” hacen de nuestros representantes, hombres y mujeres que responden más a los designios del partido político que les dio un lugar en la lista, antes que al ciudadano común que lo llevó al poder.
Con estos datos, es razonable que se exija que este organismo sea representativo, operativo, eficiente y, por sobre todas las cosas, que esté orientado a solucionar problemas y mejorar la calidad de vida de los rosarinos.

Lamentablemente, el ordenamiento jurídico-institucional santafesino no contempla aún en su Constitución Provincial la autonomía Municipal, imprescindible para atender a estas cuestiones.

Si el futuro gobierno encara una reforma de la Carta Magna santafesina, como prometieron los candidatos de los distintos partidos políticos, deberíamos pensar en la forma más adecuada para que ningún rosarino se sienta alejado de una base de representación