ECONOMÍA  Y SALUD: ¿Cómo estamos y hacia dónde vamos?
Noticias

ECONOMÍA Y SALUD: ¿Cómo estamos y hacia dónde vamos?

Los especialistas remarcan la falta de conciencia sanitaria por parte de la población general y señalan que en el país se logró una resolución de casos más eficiente, al anticiparnos a la Pandemia.

 

ECONOMÍA  Y SALUD: ¿Cómo estamos y hacia dónde vamos?

 

El Foro Regional Rosario organizó el segundo encuentro de “Economía y Salud” con la participación de los doctores  Fabián Fay y Oscar Bottasso, reconocidos y prestigiosos investigadores de nuestra ciudad. Se realizó el miércoles 19 de agosto, de forma abierta, por la plataforma Zoom y contó con la participación de más de 70 asistentes convocados bajo la consigna: ¿Cómo estamos y haciendo dónde vamos?

 

En el marco del COVID-19, los especialistas hablaron del impacto de la conducta social en las empresas, las estrategias epidemiológicas intervencionistas que se están implementando, concepto de contacto estrecho, diferencia entre los test diagnósticos y  las expectativas en cuando al desarrollo de las vacunas.

 

En referencia a lo que sucede hoy en Rosario y al incremento de casos, el Dr. Oscar Fay, señaló que hay una situación de relativa laxitud en el comportamiento de la gente en el ámbito social, fácilmente verificable cuando se concurre a un bar o a un parque.

Consultado acerca de si se podrían haber tomado otras medidas, como el aislamiento solo en los grupos de riesgo,  indicó que esta situación es muy compleja para definir una política y poder segmentar. “El problema es cuando se cruza  la persona joven asintomática - que no sabe que puede estar infectada y que es consciente que está en riesgo- con la persona vulnerable. Las experiencias en otros países donde no se llegó a un nivel aislamiento, demostraron que los resultados fueron complejos en números de muertos”.  En este sentido, el Dr. Oscar Bottasso, expresó: “No es fácil tener la solución porque no tenemos una suerte de concientización sanitaria y el nivel de transmisibilidad es muy alta”.

 

Otra de las preguntas se relacionó con que, ante la posibilidad de contagio de gran parte de la población, la  estrategia pública en términos sanitarios apunte a dilatar el nivel de contagio para no saturar el sistema de salud. Al respecto,  el Dr. Fay explicó que con las estrategias de aislamiento y, viendo lo ocurrido en China y Europa,  Argentina tuvo la posibilidad de ser más eficiente en los tratamientos. “Aprendimos a tratar mejor a los pacientes  y tenemos más herramientas, como  la betametasona y el plasma de pacientes, que no existían hace cuatro meses, lo que da cuenta de una tasa de resolución de casos más eficiente, a diferencia de España donde se colapsó todo junto porque no tenían herramientas para gestionar los testeos y los tratamientos”, señaló y agregó:  “si se va generando más gente inmunizada, las infecciones se dan con una menor carga viral gracias a las medidas de protección, por lo tanto cuando llegue la vacuna, nos encontrará en una situación controlada. La curva se aplana y no se satura el sistema, aunque no se frenen los contagios”. En consonancia con esto, el Dr. Bottasso manifestó su confianza en las vacunas que se están desarrollando y aseveró que podrá haber muy buenas noticias en pocos meses.

 

La forma en que se han implementado los protocolos dentro de las empresas  y la definición del contacto estrecho fueron otros de los temas abordados en la charla. Fay destacó la necesidad de que las empresas y organizaciones desarrollen protocolos ante la aparición de casos asintomáticos, a fin de que se contagie la menor cantidad de trabajadores; tener una trazabilidad o mapeo de los contactos y minimizar las áreas comunes.

 

Sobre la definición de contacto estrecho, los especialistas indicaron el contacto por más de 15 minutos, con menos de dos metros de distanciamiento y sin los elementos de protección personal, que para el caso de las empresas, se recomienda la máscara y el barbijo. “Si de cualquier forma, existe riesgo de infección y una persona se contagia, la carga viral será más baja y la resolución de la enfermedad  más leve”.

 

Los especialistas remarcaron la necesidad de la responsabilidad de la población. “Hoy la mayor cantidad de contagios no se dan dentro de la empresa pero sí en el ámbito social, por lo que hay que apelar a la responsabilidad de cada persona y lograr una buena comunicación con el colaborador”, aseveraron.

 

Volver
Foro Regional Rosario
ECONOMÍA Y SALUD: ¿Cómo estamos y hacia dónde vamos?

Los especialistas remarcan la falta de conciencia sanitaria por parte de la población general y señalan que en el país se logró una resolución de casos más eficiente, al anticiparnos a la Pandemia.

 

ECONOMÍA  Y SALUD: ¿Cómo estamos y hacia dónde vamos?

 

El Foro Regional Rosario organizó el segundo encuentro de “Economía y Salud” con la participación de los doctores  Fabián Fay y Oscar Bottasso, reconocidos y prestigiosos investigadores de nuestra ciudad. Se realizó el miércoles 19 de agosto, de forma abierta, por la plataforma Zoom y contó con la participación de más de 70 asistentes convocados bajo la consigna: ¿Cómo estamos y haciendo dónde vamos?

 

En el marco del COVID-19, los especialistas hablaron del impacto de la conducta social en las empresas, las estrategias epidemiológicas intervencionistas que se están implementando, concepto de contacto estrecho, diferencia entre los test diagnósticos y  las expectativas en cuando al desarrollo de las vacunas.

 

En referencia a lo que sucede hoy en Rosario y al incremento de casos, el Dr. Oscar Fay, señaló que hay una situación de relativa laxitud en el comportamiento de la gente en el ámbito social, fácilmente verificable cuando se concurre a un bar o a un parque.

Consultado acerca de si se podrían haber tomado otras medidas, como el aislamiento solo en los grupos de riesgo,  indicó que esta situación es muy compleja para definir una política y poder segmentar. “El problema es cuando se cruza  la persona joven asintomática - que no sabe que puede estar infectada y que es consciente que está en riesgo- con la persona vulnerable. Las experiencias en otros países donde no se llegó a un nivel aislamiento, demostraron que los resultados fueron complejos en números de muertos”.  En este sentido, el Dr. Oscar Bottasso, expresó: “No es fácil tener la solución porque no tenemos una suerte de concientización sanitaria y el nivel de transmisibilidad es muy alta”.

 

Otra de las preguntas se relacionó con que, ante la posibilidad de contagio de gran parte de la población, la  estrategia pública en términos sanitarios apunte a dilatar el nivel de contagio para no saturar el sistema de salud. Al respecto,  el Dr. Fay explicó que con las estrategias de aislamiento y, viendo lo ocurrido en China y Europa,  Argentina tuvo la posibilidad de ser más eficiente en los tratamientos. “Aprendimos a tratar mejor a los pacientes  y tenemos más herramientas, como  la betametasona y el plasma de pacientes, que no existían hace cuatro meses, lo que da cuenta de una tasa de resolución de casos más eficiente, a diferencia de España donde se colapsó todo junto porque no tenían herramientas para gestionar los testeos y los tratamientos”, señaló y agregó:  “si se va generando más gente inmunizada, las infecciones se dan con una menor carga viral gracias a las medidas de protección, por lo tanto cuando llegue la vacuna, nos encontrará en una situación controlada. La curva se aplana y no se satura el sistema, aunque no se frenen los contagios”. En consonancia con esto, el Dr. Bottasso manifestó su confianza en las vacunas que se están desarrollando y aseveró que podrá haber muy buenas noticias en pocos meses.

 

La forma en que se han implementado los protocolos dentro de las empresas  y la definición del contacto estrecho fueron otros de los temas abordados en la charla. Fay destacó la necesidad de que las empresas y organizaciones desarrollen protocolos ante la aparición de casos asintomáticos, a fin de que se contagie la menor cantidad de trabajadores; tener una trazabilidad o mapeo de los contactos y minimizar las áreas comunes.

 

Sobre la definición de contacto estrecho, los especialistas indicaron el contacto por más de 15 minutos, con menos de dos metros de distanciamiento y sin los elementos de protección personal, que para el caso de las empresas, se recomienda la máscara y el barbijo. “Si de cualquier forma, existe riesgo de infección y una persona se contagia, la carga viral será más baja y la resolución de la enfermedad  más leve”.

 

Los especialistas remarcaron la necesidad de la responsabilidad de la población. “Hoy la mayor cantidad de contagios no se dan dentro de la empresa pero sí en el ámbito social, por lo que hay que apelar a la responsabilidad de cada persona y lograr una buena comunicación con el colaborador”, aseveraron.

 

 ECONOMÍA  Y SALUD: ¿Cómo estamos y hacia dónde vamos?